El reto de estar a la moda sin hacerse daño

Los retos virales han conquistado las redes sociales. Comienzan muchas veces como campañas para crear interés público -como fue el caso del “Ice Bucket Challenge” en 2014-, pero la mayoría de las veces son realizados con el fin de llamar la atención.

Se trata de desafíos populares y poderosos, capaces incluso de mover a las audiencias a colocarse en posiciones vulnerables, realizando acciones riesgosas solo con la finalidad de ser parte de la “manada global”.

¿Quién no se acuerda del famoso Kiki Challenge? En 2018 se volvió tendencia este peligroso reto que consistía en bajarse de un vehículo en marcha para bailar a su costado, con la puerta del conductor abierta, la canción “In my feelings”, del rapero canadiense Drake. Millones de personas se movilizaron para realizarlo en carreteras, calles y parqueos, lo que convirtió este desafío en un “juego” que generó numerosos accidentes y cuestionamientos.

Y el asunto no termina ahí. En 2019 los “challenges” arrancaron con fuerza. Solo en el mes de enero se volvieron virales dos grandes retos: el “Bird Box Challenge” y el “10 Year Challenge”: insólitos desafíos que han creado revuelo en internet y, al parecer, llegaron para quedarse.

Aunque parezca sorprendente, ante acciones irracionales que se vuelven tendencia parecería que la mayoría se preguntara: ¿por qué no hacerlo si los demás lo hacen?

El “Bird Box Challenge” es conocido por la exitosa y polémica película “Bird Box”, de la influyente empresa de streaming Netflix, donde la trama se centra en el afán de supervivencia de una mujer y sus hijos, que tienen que hacerlo todo a ciegas, es decir, con los ojos vendados, para librarse de una amenaza sobrenatural y, por ende, de la muerte. Desde que se estrenó el filme, los “memes” y videos de personas realizando actividades con los ojos vendados empezaron a rebosar las redes.

Millones de personas se han entregado al desarrollo de este desafío, descartando en muchos casos la idea del peligro que corren al realizarlo.  Ante el revuelo causado por esta película y el challenge inspirado en ella, Netflix publicó un comunicado a través de su cuenta de Twitter donde pide a sus seguidores no continuar con el reto: “No puedo creer que tenga que decir esto, pero por favor no se lastimen con el Bird Box challenge”, expresó la empresa.

Muchas personas han ignorado estas y otras advertencias, realizando actividades a ciegas y poniendo su vida en peligro. La policía de Layton, en Florida, EE.UU., documentó un caso por Twitter en el cual una adolescente que hacía el reto del Bird Box manejando su auto, impactó el carro de otro conductor. Según los medios de comunicación de Florida, la joven iba acompañada en el vehículo por otro adolescente. Ambos carros terminaron con graves daños pero, por fortuna, nadie resultó herido.

Un ejemplo de esta “fiebre” que resulta todavía más sorprendente es el del famoso Youtuber Jake Paul, que se filmó cruzando una carretera con los ojos vendados, mostrándose sonriente y despreocupado. El Youtuber y actor estadounidense tuvo suerte y completó su set de videos sin lesionarse. La pregunta es ¿cuántos, de sus más de 11 millones de seguidores, le habrán imitado y corrido este alto riesgo?

República Dominicana no se queda atrás

En el caso de República Dominicana, la buena noticia es que este reto se ha asumido como un gran chiste. Los “influencers” locales han llamado la atención creando videos cómicos sobre este desafío.

Uno de los primeros en “sumarse” al “Bird Box challenge” fue Jean Villanueva, popularmente conocido como “El Panda que anda”. Luego le siguieron figuras como Carlos Durán, Sergio Echenique, Papi Roswil y Lo’ Blanquitos, que realizaron el reto juntos en un video producido por Durán. La jocosa pieza fue realizada en la famosa calle El Conde de Santo Domingo, que es peatonal. En esta los protagonistas tienen los ojos vendados y caminan y tropiezan con plantas, zafacones y otros objetos urbanos. ¡A esto podríamos llamarle una forma divertida e inocua de sumarse a la tendencia!

En el caso del “10 Year Challenge”, el último reto viral que ha llegado a las redes sociales, la invitación es a postear dos fotos: una imagen del usuario de 10 años atrás y la otra mostrando su apariencia actual.

Muchas han sido las personas que se han mostrado en contra de este reto viral, ya que afirman que es una estrategia motivada por algunas empresas para la recopilación de datos específicos. Se especula que la realización de este challenge facilita el reconocimiento facial para el uso de varias aplicaciones. ¿Verdad o ficción?

¿Por qué nos sumamos a estas tendencias?

Ana Martínez (43 años) confiesa que había visto constantes publicaciones en Instagram sobre el “10 Year Challenge” y que al final se sumó al juego por “ego” y para estar a la moda.

El sociólogo de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) Francesc Núñez expresa que las personas realizan estas tendencias por “presión social y por la posibilidad de tener un reconocimiento en la sociedad a través de likes, popularidad o prestigio”.

“La aprobación que reciben de internet los hace sentir apoyados, valorados y queridos, y hasta ponen en juego lo más preciado, que es su propia vida”, sostiene.

Una de las recomendaciones de los sociólogos ante este fenómeno es el “ayuno de likes”, que en otras palabras propone que las personas dejen de dar “me gusta” en redes sociales por un tiempo.

Los especialistas expresan que de esta forma se puede aprender a controlar el impulso de lanzarse a conductas riesgosas o sin sentido solo por moda.

Sara Valerio

@saranoemi.valerio@gmail.com

Leave a Comment

Top