Siete hábitos que mejoran la convivencia

Mejorar el mundo no es una quimera y está a la mano de todos. Si eres de los que piensan que para lograrlo cada quien debe aportar un granito de arena, este artículo es para ti.

Emplear sencillas prácticas de cortesía y buena conducta hace posible que dejes una huella positiva en las personas que te rodean y, aunque puedan ser vistas como acciones simples o insignificantes, en realidad son capaces de marcar la diferencia.

Aquí te presentamos siete hábitos que pueden renovar tu calidad humana y, sobre todo, incrementar la buena convivencia en tu entorno.

Cuidado al abrir el carro

Al abrir la puerta de tu vehículo intenta no chocar al que esté parqueado a tu lado. A todos nos interesa proteger nuestros carros en buen estado y sin rayones.

¡Que viva la cortesía!

Saludar al entrar en un ascensor u otro lugar, y contestar al saludo de otras personas no es algo difícil y es una muestra de empatía y de buena educación.

Atención a los detalles

Si un amigo o relacionado te invita a cenar a su casa, una manera elegante y sencilla de retribuir el gesto es llegando a tu cita con un detalle. Ya sea un postre o una botella de vino, la iniciativa agradará a tus anfitriones.

Deber y tolerancia

Las mujeres embarazadas, las personas en la tercera edad y las que poseen alguna discapacidad tienen preferencia en los espacios públicos, incluyendo bancos y áreas de caja de establecimientos comerciales. No reconocerlo o molestarse por esto es de personas maleducadas e ignorantes.

Hablar en voz baja

Por más interesante y amena que sea para ti la conversación telefónica que estés sosteniendo, las personas que te rodean no tienen por qué enterarse de esta. Al conversar por teléfono o con alguien en lugares públicos debes emplear un tono de voz que solo escuche tu interlocutor. Lo contrario es de muy mal gusto.

Respeto en los baños públicos

La forma en la que alguien utiliza un baño público habla mucho de la buena o mala educación de esta persona. Cuando vayas a uno descarga el inodoro después de usarlo y no dejes residuos orgánicos en la tapa. Es una muestra de sentido ciudadano y de respeto a los demás.

Prudencia gripal

Nadie desea contagiarse con la gripe de otras personas. Cuando estés aquejado de este virus cubre tu nariz y tu boca al toser o estornudar. Esta acción evitará que contamines los objetos a tu alrededor o contagies a quienes te rodean.

Sara Valerio

@saranoemi.valerio@gmail.com

Leave a Comment

Top