“Smartphones”: el poder de la innovación

Los imperios no son eternos ni infalibles. Y de esto al parecer no estaban conscientes las poderosas empresas de equipos electrónicos y software Samsung y Apple.

En el mundo de los celulares todos los reflectores han solido posarse sobre estas dos marcas. Pero, en medio de su eterna batalla para liderar el gusto de la mayoría, ambas quizá perdieron de vista la importancia de enfocarse en la satisfacción y la felicidad de sus usuarios.

En el último trimestre de 2018, la surcoreana Samsung y la estadounidense Apple obtuvieron ganancias muy por debajo de lo que esperaban, según informaciones difundidas por medios de comunicación masiva.

Samsung no logró mucho éxito con los últimos modelos que lanzó en 2018, el Galaxy S9 y el Galaxy S9+, equipos móviles que mantuvieron un diseño muy parecido a sus predecesores, con pocas modificaciones pero con un precio de venta más alto.

Mientras, Apple se vio en gran medida afectada por la desaceleración económica experimentada en algunos países, incluyendo China, lo que incidió negativamente en sus ventas del pasado año. Esto movió a la compañía de la manzana más famosa del mundo a tomar una medida muy poco frecuente en su estrategia: disminuir en algunos países los precios de sus famosos iPhones.

Oportunidad a la vista

Mientras Apple y Samsung se regocijaban en la cuna de oro que habían construido, la compañía de origen chino Huawei comenzaba a seguirles los pasos desde inicios de 2018 con fuertes campañas sobre sus dispositivos P20. Estos, por ejemplo, fueron los pioneros en incluir tres cámaras traseras y un modo nocturno que logró impactar a los compradores.

Huawei también introdujo en la parte posterior de sus celulares P20 tonos de degradados morados, rosados, azules y verdes, un atributo de la marca que se volvió tendencia y que otras empresas de dispositivos electrónicos están imitando para elevar sus ventas.

La empresa fue avanzando en medio de las dificultades que atravesaban sus mayores rivales en el último trimestre del año, aumentando sus ventas en un 33%. Asimismo, hizo públicas sus intenciones de convertirse, en 2019, en la compañía líder en ventas mundiales de smartphones.

Samsung aún ocupa el primer lugar de esa lista, seguida por Huawei en el segundo lugar, y por Apple en el tercero.

De esta experiencia, Samsung y Apple quizá ya han aprendido que la rivalidad cambia según los periodos y que, en ocasiones, los últimos pueden llegar a ser los primeros.

Sara Valerio

@saranoemi.valerio@gmail.com

 

Leave a Comment

Top